PeriodicoAmigo.com
 



 
  Portada > Opinión de Lectores > Bush Creó y Empeora la Derrota Militar de los E.U.
OPINIÓN
  • Editoriales
  • Lectores
  • CIENCIA & EDUCACIÓN
  • Becas y Convocatorias
  • Ciencia
  • Educación
  • DINERO
  • Empleo
  • Negocios
  • Servicios Públicos
  • GOBERNABILIDAD
  • Orden Público
  • Política & Gobierno
  • BUEN VIVIR
  • Culinaria
  • Belleza
  • Consejitos
  • ENTRETENIMIENTO
  • Actividades
  • Deportes
  • Don Gumercindo Pregunta
  • Música, Teatro y T.V.
  • OTROS
  • Clasificados
  • Emigración
  • Perfiles
  • Religión
  • Tráfico
  • REGIONAL
  • La Calera
  • Antioquia
  • Madrid
  • CONTÁCTENOS
  • Publique su Artículo
  • Publique sus Páginas
  • Envíenos sus Comentarios
  • Equipo del Periódico
  •  


    Bush Creó y Empeora la Derrota Militar de los E.U.

    Por: José María Rodríguez González

    Washington (E.U.), Enero de 2007

    Mientras Bush ya tenía suficiente información para tomar la decisión que está tomando, 109 soldados estadounidenses más murieron el pasado diciembre bajo su responsabilidad. La vida de los soldados no tiene festividades, pero Bush acogió las suyas y no mostró ningún afán de tomar alguna decisión para evitar la diaria matanza y lesión de sus tropas.

    Bush, el comandante en jefe del ejército de E.U., actúa con intereses partidistas no nacionales. Su objetivo es usar la deteriorada situación en Irak para obligar que en enero los demócratas aprueben el envío de miles de tropas a Irak y cerca de 100 billones de dólares en mayores gastos para extender la guerra en Irak. La mira de ese dañoso juego partidista es preservar el terco "Seguir el Curso" de Bush - frase que traduce establecer bases militares permanentes de E.U. en Irak y asegurarse del acceso del petróleo iraquí para los magnates del petróleo tejano, los amigotes consentidos del presidente. Estas ambiciones ya no pueden esconderse más detrás de la excusa fallida de que los E.U. manejan la seguridad de Irak y que pueden imponer una democracia pro-Israel y pro-U.S.A. en Irak después de hundirlo en la guerra sectaria.


    Irónicamente, la contínua pérdida de vidas americanas y del tesoro sirve de nada para adelantar el sueño fútil de los neocons de tener el Medio Oriente apretado bajo las alas del Imperio americano. La mayoría de americanos no apoyan esa delusión, pero las acciones de Bush pueden ser sorpresivamente bienvenidas en aguas inesperadas --Irán, por ejemplo.

    Irán no puede admitirlo públicamente, pero que el máximo de tropas estadounidenses se mantengan atrapadas en Irak une y fortalece la posición de Irán en la región. Además, Irán puede fácilmente contra-atacar las tropas estadounidenses de poca movilidad en sus áreas, en el caso que los E.U. o Israel decidan atacar las facilidades nucleares de Irán. Bush intenta evitarlo reforzando sus tropas, principalmente en Bagdad, pero Bagdad no es el único recurso de Irán.

    Al-Caeda, de otro lado, es ahora un grupo sunita, que puede ser domésticamente odiado, pero cuya estrategia de agudizar la guerra civil y de lesionar al ejército estadounidense les ha resultado muy exitosa. La presencia de tropas americanas provee a Al-Caeda con entrenamiento de primera mano y una excelente herramienta de reclutamiento. El control sunita de la provincia de Anbar lo prueba, desde que los estadounidenses se tomaron completamente a Faluya. ¿No esperarían los chiitas que los estadounidenses se tomen completamente la Ciudad de Sadr para esparcir su propia Faluya?

    Una prueba de aumento de tropas americanas en Bagdad, todavía fresca, recibió una pausa corta de la insurgencia y las milicias, para adaptarse a la nueva cantidad y logística de las tropas americanas, y luego desencadenar su reciente campaña de violencia.

    La estrategia de la insurgencia es simple: "entre más grande y poderoso sea su ejército más fácil lo podemos humillar y derrotar". Su argumento actual es claro: "E.U. tiene 140.000 super soldados, los mejor armados del mundo entero, y los hemos forzado a que pidan refuerzos para salvarse. Más soldados que atacar es mejor". El ejército no es clandestino, pero la insurgencia sí. La desastrosa estrategia del comandante en jefe, George W. Bush, ha reducido el ejército estadounidense a refugiarse en bases fortificadas o combatir detrás de las tropas iraquís; a las que usa de escudos humanos. Unas Fuerzas Armadas sin armamento pesado, tecnología, tanques y aviones, como las iraquíes, son unas fuerzas desarmadas. Para peor, el ejército y la policía iraquí están infiltrados tanto por la insurgencia sunita como por las milicias chiitas, ambos grupos obtienen invaluables enseñazas de contrainsurgencia que los mantiene en ventaja frente al ejército estadounidense.

    Las tropas estadounidenses han perdido prácticamente la provincia de Anbar y Bagdad, hasta ahora. Las tropas americanas no tienen nada que hacer en medio de una lucha política y de inteligencia y contrainteligencia. Incluso la guerra civil solo puede ser detenida políticamente, por lo que el ejército estadounidense está perdiendo vidas y botando dinero por nada. Sacar a las tropas estadounidenses inmediatamente, lo que puede tomar hasta dos años, es la forma más diplomática para demostrar que los E.U. no está interesado en bases permanentes en Irak o quiere adueñarse del petróleo iraquí. Dar estas garantías deja a la insurgencia sin enemigo y a los iraqueses forzados a pactar su convivencia como alternativa a la guerra civil.

    No hay punto intermedio para E.U. en Irak. ¿Sería razonable suponer que E.U. puede avivar la guerra civil apoyando indirectamente a Al-Caeda y los sunitas para detener el liderazgo chiita en la región, bajo la tutela de Irán? ¿O E.U. puede ayudar indirectamente a Irán, Siria y la limpieza étnica de los sunitas para semi-eliminar a Al-Caeda en Irak, con el costo de establecer una permanente y explosiva insurgencia sunnita en la región? ¿O E.U. puede re-invadir Irak?

    La mejor opción es sacar las tropas sin mayor demora, reubicar fuera de Irak los batallones más descansados y re-construir Irak a cualquier precio. De no hacerlo, Bush cargaría con la responsabilidad de lanzar una guerra de su gusto, que rompe al ejército con una inganable estrategia, fuera de errada peor corregida, destruyendo la efectividad diplomática y política de E.U. en la región y el mundo -- y ensangrentando sus manos de valerosos americanos que continúan sacrificándose día a día en el altar de un esquema de vanagloria.

    José María Rodríguez González
    (Estudioso de la política exterior estadounidense)

     


    Bienvenida


    Foro de Discusión
     

    ...Viaje a Estados Unidos


    Programa de
    Becas Fulbright


    Todo sobre
    Colfuturo

    Fotos del Desfile de Independencia



    Copyright © 2003-2006 Periódico Amigo - Todos los derechos reservados
    Importante Nota Legal