PeriodicoAmigo.com
 



 
  Portada > Opinión de Lectores > La Quebrada Política de Bush en Irak
OPINIÓN
  • Editoriales
  • Lectores
  • CIENCIA & EDUCACIÓN
  • Becas y Convocatorias
  • Ciencia
  • Educación
  • DINERO
  • Empleo
  • Negocios
  • Servicios Públicos
  • GOBERNABILIDAD
  • Orden Público
  • Política & Gobierno
  • BUEN VIVIR
  • Culinaria
  • Belleza
  • Consejitos
  • ENTRETENIMIENTO
  • Actividades
  • Deportes
  • Don Gumercindo Pregunta
  • Música, Teatro y T.V.
  • OTROS
  • Clasificados
  • Emigración
  • Perfiles
  • Religión
  • Tráfico
  • REGIONAL
  • La Calera
  • Antioquia
  • Madrid
  • CONTÁCTENOS
  • Publique su Artículo
  • Publique sus Páginas
  • Envíenos sus Comentarios
  • Equipo del Periódico
  •  


    Opinión de Lectores:

    La Quebrada Política de Bush en Irak

    Por:
    José María Rodríguez González

    Bogotá, D.C., Octubre de 2006


    EE.UU. quedó convertido en el testigo de los intentos de la minoría sunita por tomar el poder de Irak por la fuerza. Como minoría étnica en un lugar donde las líneas políticas y étnicas coinciden, los sunitas saben que nunca podrán tomar el poder democráticamente, puesto que son y seguirán siendo minoría. EE.UU. perdió también la oportunidad de colaborar con este grupo de liderazgo secular y con simpatizantes en Arabia Saudita, Jordania y otros países. Por su parte, los chiitas, apoyados por sus co-religionarios en Irán, defienden furiosamente la democracia porque con ella legalizan el poder de su mayoría.

    Los chiitas quieren que los EE.UU. se queden en Irak para que aplasten la insurgencia de sus enemigos, los sunitas. Los sunitas quieren que los EE.UU. se queden en Irak para que aplasten las milicias de sus enemigos, los chiitas. Como peones de ese juego político-militar, los EE.UU. pelean contra ambos grupos. Cualquiera que gane no quiere a EE.UU. en su tierra iraquí. Como defensores de su tierra, los sunitas y chiitas tienen la ventaja. Los EE.UU. ahora solo pueden esperar ser sacados con humillación o salir gradualmente con el rabo entre las piernas.

    Antes que la fiesta de las victorias de Bush en Irak se derrumbe, lo mejor es salir de allí y asumir el papel honorable de proveedores y mediadores desde afuera. EE.UU. vive un desperdicio innecesario de tropas en unas operaciones contraproducentes que las deja expuestas a bajas constantes y a los EE.UU. en una hemorragia de dinero, sangre, recursos y de truncados proyectos que no pueden terminarse bien.

    La salida de EE.UU. de Irak puede ser declarada una victoria para Al-Caeda. ¿Puede esa victoria perjudicar a los EE.UU. más que continuar una presencia, que la mayoría de expertos en seguridad, incluyendo las 16 agencias de seguridad del Estimado Nacional de Inteligencia (NIE), dicen que ha creado una bonanza de reclutamiento para Al-Caeda y un territorio de entrenamiento terrorista? Si la respuesta es si, EE.UU. debe re-invadir a Irak.

    La insurgencia, las milicias y los terroristas clamarán victoria a la salida de las tropas estadounidenses, pero eso es preferible al continuo desperdicio de sangre, dinero, y prestigio internacional en el que se embarcó la política de Bush, los neocones y los republicanos conservadores. Esa política ciega está empujando el futuro de los EE.UU. al de una potencia desconfiada por su beligerancia y cuya influencia es recibida con aislamiento. Cada día se hace más claro que las políticas de Bush aumentan los peligros para EE.UU. y el mundo. El momento de ponerles fin es ahora.

    La idea que salir de Irak puede causar que la insurgencia sunita, las milicias chiitas y Al-Caeda sorpresivamente viajen por mar y aire para pelear en territorio estadounidense no tiene sentido.

    Continuar la presencia de EE.UU. en Irak sirve a Irán, porque mantiene las tropas estadounidenses en la mira y monitoreo iraní y convenientemente cerca para una rápida reacción de las células iraníes y sus escuadras suicidas camufladas en Irak, en la eventualidad que las plantas nucleares iraníes fueran bombardeadas. La salida de las tropas estadounidenses evitaría que sus soldados queden como rehenes o sufran serias bajas después de un ataque a Irán. Quedarse cerca de Irán para atacarla con un ejército exhausto, asediado y rodeado no es una táctica inteligente. EE.UU. tiene que salir de Irak lo más pronto posible para reposicionar las tropas y recuperar su capacidad de enfrentar a Irán y Corea del Norte si se hace necesario.

    Contrario a lo que dice, Irán quiere y le conviene que las tropas de EE.UU. continúen enterradas y extenuadas en Irak. Es obvio que quiere estimular al máximo el resentimiento anti-estadounidense. La insurgencia requirió una fuerza invasora, la salida de esa fuerza es muy posible que calme a la insurgencia, por lo que la salida de EE.UU. sería una buena contribución a la pacificación de Irak.

    Las desventajas que la insurgencia sunita y las milicias chiitas (y las estrategias escondidas de Irán) puedan sentir de una salida de EE.UU. de Irak no son una razón para quedarse allá. La inevitable guerra civil continuará su derramamiento de sangre con la presencia de EE.UU. o sin ella. EE.UU. perdió a los sunitas seculares y a Bush solo le queda escoger un Irak de Al-Caeda o de Irán, ¿qué hace EE.UU. ensanduchado entre ellos?

    Las aseveraciones de los Halcones y neoconservadores que habrá ataques terroristas en territorio estadounidense dentro de pocos años tienen credibilidad. Como en España e Inglaterra serán ejecutados por ciudadanos estadounidenses, aunque EE.UU. permanezca en Irak. Embotellando soldados, Guardia Nacional y Marines, perdiendo dinero y alimentando una oposición a la ocupación extranjera no es la mejor táctica para la seguridad nacional, pues, se necesitan recursos para requisar los cajas de carga que arriban a los puertos de EE.UU. o asegurar las plantas químicas cerca de las ciudades, sin mencionar el costo de la paranoia colectiva sobre el terrorismo.

    También es cierto lo que infiere el presidente Bush que los EE.UU. no están seguros, aunque las políticas que él promueve para ayudar a lograr la seguridad son otra historia. Re-escribir la Convención de Ginebra es una invitación a cada anti-demócrata y dictador del mundo a hacer lo mismo y legalizar la tortura. Violar las garantías de privacidad inscritas en la constitución estadounidense con una política de escuchar las llamadas telefónicas sin autorización legal ni control es volverse un gobierno policial que emula las tiranías enemigas, y que degrada el estilo de vida estadounidense. "Atacar antes de ser atacados," es una medida guerrerista y anti-diplomática, "O está con nosotros o con los terroristas" acaba con los moderados, los independientes y otros valiosos apoyos de cooperación internacional en la inteligencia y el seguimiento de terroristas. Todas esas medidas de Bush son inservibles o dañinas a la seguridad mundial, los derechos civiles y humanos, y el prestigio de EE.UU. que anteriormente disfrutaba cuando defendía la libertad y no como ahora: la esclavitud al miedo.

    La continua presencia de EE.UU. en Irak imposibilita ahorrar o re-dirigir parcialmente los 2.500 millones (2 billones y medio en EE.UU.) de dólares que se gastan semanalmente en Irak y reducir la deuda de un billón (trillón en EE.UU.) de dólares que se le deben a China, Japón y la Unión Europea.

    Si, tumbar a Sadam Hussein fue una idea brillante, blah blah blah, pero ahora hay que salir de Irak lo más pronto posible para enfrentar las nuevas amenazas y sus nuevos costos. La alternativa es enfrentar esas amenazas con un ejército exhausto y con unos recursos escasos, y todavía perder frente a la insurgencia sunita, las milicias chiitas y el terrorismo en Irak. Ya se sufrió suficiente daño por "seguir el curso" y sus adaptaciones. Si no queremos continuar en un curso contraproducente, destructivo, y desastroso, la opción inteligente es terminar la terquedad y salir de Irak inmediatamente para salvar las tropas y lo que quede de la influencia de EE.UU. en el Medio Oriente. Nada puede ser peor de lo que ya es.

     


    Bienvenida


    Foro de Discusión
     

    ...Viaje a Estados Unidos


    Programa de
    Becas Fulbright


    Todo sobre
    Colfuturo

    Fotos del Desfile de Independencia



    Copyright © 2003-2006 Periódico Amigo - Todos los derechos reservados
    Importante Nota Legal