PeriodicoAmigo.com
 



 
  Portada > Opinión de Lectores > La polarización de la inversión y la internacionalización
OPINIÓN
  • Editoriales
  • Lectores
  • CIENCIA & EDUCACIÓN
  • Becas y Convocatorias
  • Ciencia
  • Educación
  • DINERO
  • Empleo
  • Negocios
  • Servicios Públicos
  • GOBERNABILIDAD
  • Orden Público
  • Política & Gobierno
  • BUEN VIVIR
  • Culinaria
  • Belleza
  • Consejitos
  • ENTRETENIMIENTO
  • Actividades
  • Deportes
  • Don Gumercindo Pregunta
  • Música, Teatro y T.V.
  • OTROS
  • Clasificados
  • Emigración
  • Perfiles
  • Religión
  • Tráfico
  • REGIONAL
  • La Calera
  • Antioquia
  • Madrid
  • CONTÁCTENOS
  • Publique su Artículo
  • Publique sus Páginas
  • Envíenos sus Comentarios
  • Equipo del Periódico
  •  


    Opinión de Lectores:

    La polarización de la inversión y la intenacionalización

    Por: Ivanov Russi Urbano*

    Medellín (Antioquia), Marzo de 2005

    Seguramente, si viviéramos en un país infinitamente rico, nuestro Estado podría dar rienda suelta a todo tipo de gastos estrafalarios y suntuarios sin que esto fuera motivo de preocupación.

    Infortunadamente no estamos en ese país. Nuestro Estado, cuenta con recursos muy limitados y por ello debemos priorizar el gasto hacia los asuntos que no dan espera, buscando maximizar el beneficio y el bienestar de la población. Según recomendaciones hechas repetidamente por el PNUD en su Informe de Desarrollo Humano, son reducidas y especificas las áreas en que debe invertir un país si quiere salir de la trampa de la pobreza. No deberíamos hacer caso omiso de estas observaciones.

    La primera de ellas consiste en invertir ambiciosamente en educación primaria y secundaria, buscando la universalización como gran meta. Solo y únicamente después de que se alcance esto, puede el Estado empezar a pensar en mejorar su cobertura en educación terciaria. Esto, complementado con una amplia inversión en salud focalizada en la población de menores recursos, consigue construir las condiciones previas para un crecimiento económico sostenido. No sobra recordar que el PNUD recomienda direccionar la totalidad o la inmensa mayoría del gasto publico hacia las capas más pobres de la población ya que sus necesidades son básicas, mientras que las necesidades de los estratos altos no lo son y por ello pueden esperar por mejores tiempos.

    En forma posterior a la educación y a la salud, deben venir las inversiones en acueductos, alcantarillados y nutrición básica, con lo cual se crea una población capaz de competir internacionalmente. Un poco más abajo en el orden de prioridades esta la inversión en la infraestructura básica adicional, entendida esta como aquella que permite reducir los costos de hacer negocios y permite integrar las economías regionales a la economía mundial venciendo las barreras geográficas. Observada desde este ángulo es bien vista la inversión en puertos marítimos que faciliten el comercio internacional, en transportes públicos masivos que ahorren tiempo de movilización y costos a las personas, en carreteras que permitan conectar a las pequeñas provincias y productores campesinos con los núcleos urbanos más grandes, en electricidad y teléfonos para la población más vulnerable y en vías que permitan comunicar a las ciudades rápidamente con los océanos.

    Simultaneamente, como complemento a la inversión en infraestructura, el PNUD recomienda una política industrial que permita incentivar la diversificación de la economía, creando exenciones fiscales temporales en sectores que sean intensivos en mano de obra y que sean competitivos internacionalmente, y que de paso se eliminen los subsidios a los sectores no competitivos y a los no necesitados. Solo por mencionar dos casos respecto a este ultimo punto, es aberrante que en nuestro país se otorguen millones de dólares anuales en subsidios a sectores agrícolas no competitivos y el que se brinden fuertes ayudas económicas para promoción y mercadeo a grandes empresas exportadoras, las cuales podrían asumir por si mismas estos gastos.
    Finalmente, la ciudadanía debe ejercer una fuerte presión y una continua vigilancia sobre sus mandatarios locales y regionales de forma que estos utilicen el presupuesto adecuadamente, invirtiendo primero en la solución de las necesidades básicas y que solo con el tiempo, cuando estas sean resueltas, puedan ir descendiendo en la escala de importancia. No podemos seguir bajo el embrujo tropical de construir grandes y apoteósicas autopistas y parques, antes de tener totalmente resuelta la educación y la alimentación de nuestro pueblo. Seguir como vamos puede significar no solo la permanencia del subdesarrollo, sino el fracaso de la estrategia de internacionalización y el desperdicio de la valiosa oportunidad que nos trae el TLC con los Estados Unidos.

    ivanovrussi@hotmail.com

    * Ex funcionario de la Gerencia de Acuerdos Comerciales de Antioquia. Ponente en varios seminarios acerca del TLC. Autor del libro “El Pasado, el Presente y el Futuro vistos por Apolinar Díaz Callejas”. Nominado en los premios Portafolio 2003 en la categoría de Mejor Estudiante. Nominado en los premios El Colombiano Ejemplar 2004 en la categoría de Cultura. Ha publicado varios artículos en los periódicos: El Espectador; El Siglo de Panamá; El Heraldo de Barranquilla; El Universal de Cartagena; y El Catolicismo, entre otros. Además, ha sido tema de varias columnas y artículos en: El Tiempo, El Siglo de Panamá; Portafolio; El Heraldo; El Universal; El Tabloide de Tuluá y El Periódico de Buga

     


    Bienvenida


    Foro de Discusión
     

    ...Viaje a Estados Unidos


    Programa de
    Becas Fulbright


    Todo sobre
    Colfuturo

    Fotos del Desfile de Independencia



    Copyright © 2003-2005 Periódico Amigo - Todos los derechos reservados
    Importante Nota Legal